expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

Bienvenido a la surrealidad.

08 junio, 2015

Qué patética e inexplicablemente absurda resultaba aquella situación, la euforia y el éxtasis.
Qué admirablemente oportuno.

Y qué
sinceramente amable y humilde
su presencia

y su ira
su sobria ira